Presentación

El Archivo Histórico Estatal Pablo L. Martínez es heredero del antiguo archivo que conservaban, en Loreto, las órdenes religiosas que misionaron en la península de Caifornia a finales del siglo XVII. Tras una inundación en la antigua capital histórica de las Californias, el archivo fue trasladado a La Paz en 1830 y ahí se siguió incrementando con la documentación procedente del ya entonces Territorio de la Baja California, perteneciente a la recién constituida nación mexicana; desde entonces, este archivo se alimentó de la papelería oficial de la jefatura política del Territorio. Durante el siglo XIX sufrió algunas pérdidas con un incendio, con la guerra contra Estados Unidos en 1847 y la invasión filibustera en 1853.

 

    A contraparte de esto, el Archivo también contó con la protección de gobernadores y algunos funcionarios que se preocuparon por su conservación, ejemplo de ello, son los trabajos conservacionistas del gobernador Teodoro Riveroll, del historiador Adrián Valadés, del Gral. Amado Aguirre que mandó publicar algunos documentos o del Lic. Hugo Cervantes del Río quien accedió a su creación. Seróa a finales de la década de 1960, con la efervescencia por ser un Estado Libre y Soberano, que un grupo de ciudadanos preocupados por los fundamentos históricos de nuestra tierra, impulsaron la creación de un archivo histórico.

 

 

    La luz definitiva llegó con la orientación del Dr. Miguel León-Portilla quien preguntó por la existencia del antiguo archivo, siendo llevado al techo de la cárcel de La Paz en el edificio conocido como "El Sobarzo", donde se apilaban los cientos de miles de papeles que dan cuenta de la historia de Sudcalifornia. En aquel tiempo director del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, el Dr. León-Portilla propuso al entonces Gobernador Cervantes del Río la ordenación del material y creación del Archivo Histórico. Mandó entonces a las investigadoras de la UNAM, Guadalupe Pérez y Beatriz Arteaga, quienes utilizaron un principio técnico de procedencia y ordenaron el archivo en los actuales fondos documentales de Colonia o Virreinato, República Centralista, Reforma, Porfiriato, Revolución y Regímenes Revolucionarios; logrando el Dr. León-Portilla y el Mtro. Armando Trasviña entregar el Archivo Histórico un 9 de mayo de 1969, día de la inauguración en el edificio que era conocido entonces como Casa de la Cultura, hoy Museo de Arte de La Paz.

 

    A la muerte del destacado historiador sudcaliforniano Pablo L. Martínez, en 1972 a este Archivo merecidamente se le impuso su nombre. En estos últimos años, este recinto ha estado logrando la ordenación de sus catálogos e incrementando su acervo con transferencias del Archivo General del Estado y el antiguo Juzgado de Distrito. Actualmente, el Archivo Histórico cuenta con personal técnico calificado, además de tener un edificio propio donde se resguardan sus fondos documentales, la fototeca, la hemeroteca, biblioteca, mapoteca, la sala de exposiciones "Lic. Ángel César Mendoza Arámburo", el área de restauración, área de catalogación y también cuenta con un fondo editorial propio para el apoyo a la publicación de obras que den cuenta de la riqueza documental que alberga.

 

    El Archivo Histórico Pablo L. Martínez ya cuenta con 52 años de existencia, y sigue con la firme encomienda de conservar, ordenar y difundir el patrimonio histórico-documental de Baja California Sur, atendiendo los principios técnicos y racionales, así como garantizando el libre acceso a la información que enriquece el conocimiento de la historia de nuestra sociedad sudcaliforniana, promoviendo la democracia y la mejora de la calidad de vida en la ciudadanía.